Situación administrativa del notario

Las tareas y actividades de un notario tienen muchas facetas: por una parte representa al Estado. Es el portador de un cargo público conferido por el Estado y es autoridad en su función. Esto se expresa claramente a los ciudadanos que buscan justicia mediante el hecho de que el notario utiliza un sello oficial con el escudo del Land. Por otro lado, de cara a los ciudadanos y a las empresas el notario actúa como facilitador de acuerdos y como conciliador entre partes de manera imparcial e independiente.
Los notarios son juristas especialmente cualificados y experimentados cuyos certificados se encargan de la seguridad jurídica, la equidad, y la protección de la parte más inexperta. El notario es nombrado como una persona oficial del respectivo Ministerio de Justicia. En la selección de candidatos se toman en cuenta condiciones rigurosas. Cada notario ha pasado varios años de formación, que garantizan no sólo sus aptitudes profesionales, sino también sus habilidades sociales en situaciones de difícil negociación (por ejemplo, el cumplimiento de los acuerdos de divorcio).

De esta manera sólo podrá ser designado como notario, quien haya obtenido las calificaciones para ocupar cargos judiciales en virtud de la Ley alemana del Poder Judicial, es decir, haber aprobado con éxito el primer y segundo Examen de Estado de derecho. Además, el candidato debe ser adecuado en lo relativo a su personalidad y a sus logros para el cargo de notario (atrículo 5 Ley Federal de Notariado). Para el nombramiento inicial como un notario, es válido un límite de edad de 60 años (artículo 6 párrafo 1 frase 1 Ley Federal de Notariado).

Los notarios están bajo la dirección del Presidente del Tribunal regional y del Tribunal Regional Superior que revisan su gestión general del cargo con regularidad. Para los notarios son válidas las reglas similares tanto para la Oficina de Personal de funcionarios de Justicia como para los jueces. Están sujetos a la autoridad disciplinaria del poder judicial de cada Land.

En cumplimiento de su mandato, en particular en el de expedición de certificados, los notarios son como los jueces objetivos y personalmente independientes. Solo ellos están sujetos a la ley.

Durante su carrera, el notario actualiza sus habilidades profesionales y sociales. La ley le obliga a capacitarse continuamente.

El foco de atención del notario es siempre el ser humano. E igual de importante que la precisión y el rigor y un conocimiento bien fundamentado, la comprensión de las preocupaciones, inquietudes y necesidades de los clientes.